Portada » Cuidado de las plantas de interior » ¿Por qué las hojas de mi phalaenopsis se vuelven amarillas?

¿Por qué las hojas de mi phalaenopsis se vuelven amarillas?

orquideas_con_hojas_amarillas_causas_y_como_curarlas

Las hojas amarillentas de una Phalaenopsis no son necesariamente motivo de alarma, es normal y natural que las hojas más viejas se pongan amarillas y se caigan gradualmente. Las phalaenopsis más viejas a menudo tienen tallos algo alargados donde las hojas viejas se han caído. En plantas sanas, nuevas raíces emergerán continuamente del tallo y eventualmente formarán una masa de raíces.

No se preocupe si descubre que el follaje amarillento está en la parte inferior de la planta. Este es un proceso natural en el que la planta descarta la hoja madura para producir una nueva hoja. Sin embargo, si las hojas se vuelven amarillas desde la parte superior de la planta, hay un problema.

Si las hojas de su orquídea Phalaenopsis son amarillas, podría ser una indicación de que algo anda mal. Hay una serie de factores que pueden hacer que las hojas de las orquídeas se decoloren, incluida la luz solar directa, las bajas temperaturas y la pudrición de la raíz.

Demasiada luz

Si las hojas aún están regordetas y firmes, pero están amarillentas, es probable que la planta reciba demasiada luz y elimine el color. Las hojas de una orquídea Phalaenopsis pueden quemarse y volverse amarillas cuando se exponen a la luz solar directa, así que coloque su orquídea en un lugar que reciba luz solar indirecta adecuada. Si coloca la planta en el alféizar de una ventana, intente convertirla en una ventana orientada al norte o al oeste.

Temperatura incorrecta

Luego pregúntese si la temperatura es la adecuada. Las temperaturas demasiado bajas también pueden hacer que las hojas de las orquídeas se vuelvan amarillas. Asegúrese de que las temperaturas alrededor de su orquídea estén entre 65 y 80 grados Fahrenheit durante el día y entre 60 y 70 grados Fahrenheit durante la noche. Mantenga la orquídea alejada de ventanas abiertas, ventiladores o salidas de aire acondicionado, ya que prefiere temperaturas más cálidas y una humedad bastante alta.

Problemas de agua

Si las hojas están arrugadas y apáticas, es probable que la planta se haya secado. Si no, revisa las raíces. Demasiada agua puede provocar la pudrición de la raíz, lo que puede hacer que las hojas se pongan amarillas. Solo debe regar la planta cuando la parte superior de 1 pulgada (1 pulgada-2.54 cm) del medio para macetas esté seca y las raíces estén blancas. Asegúrese de que haya suficientes agujeros en la maceta para permitir un drenaje adecuado. Si su orquídea sufre de pudrición de la raíz, pero ve que su planta todavía tiene raíces verdes saludables, recorte las raíces podridas y trasplante la planta en un nuevo medio. Rocíe las hojas durante la primera semana en lugar de regarlas.

Dale a tu orquídea Phalaenopsis tres cubitos de hielo una vez a la semana para evitar el exceso de agua para que las raíces absorban el agua lentamente.

Enfermedades fúngicas o bacterianas

Las hojas amarillentas pueden ser causadas por una infección por hongos que comienza como parches amarillentos en la parte inferior de las hojas, que eventualmente se vuelven negras y afectan ambos lados de las hojas de las orquídeas.

Si las hojas son amarillas y notas un olor fétido, podría tratarse de una infección bacteriana. En cualquier caso, separe la orquídea de otras plantas para evitar que la enfermedad se propague, luego use tijeras esterilizadas para eliminar el área afectada. Pulverizar la planta con fungicida para rematarla.

Deja un comentario