Portada » Frutas » Perfil de la planta de sandía

Perfil de la planta de sandía

sandias

Los meses de verano están hechos para cultivar sandías, al menos para quienes viven en climas cálidos. Si bien las sandías dulces y jugosas no son difíciles de cultivar, requieren muchos nutrientes, sol, calor y agua para prosperar. Aquellos en climas más cálidos pueden sembrar las semillas directamente afuera en la primavera, mientras que los jardineros con climas fríos en el interior pueden comenzar con variedades de sandía de temporada corta hasta que el suelo se haya calentado lo suficiente. Las plantas de sandía crecen rápidamente, pero los frutos tardan entre 70 y 90 días en madurar, según el tipo.

Las sandías (Citrullus lanatus) son parte de la familia de plantas Cucurbitaceae, que también incluye pepinos y calabazas como calabacines y calabacines. Si bien otros tipos de melones, incluidos el melón dulce y el melón, también forman parte de la familia de las cucurbitáceas, no pertenecen al mismo género de Citrullus.

Las sandías generalmente se plantan a partir de semillas cuando el suelo se ha calentado al menos a 70 grados Fahrenheit. En promedio, las plántulas tardan unos 80 días en madurar y producir frutos maduros.

nombre botánicoCitrullus lanatus
Nombre comúnSandía
Tipo de plantaFruta enredadera
TamañoLas enredaderas pueden crecer hasta 20 pies de altura
exposición solarPleno sol
Tipo de sueloArenoso, arcilloso, bien drenado
PH del sueloLigeramente ácido (6.0 a 6.8)
Zonas de resistencia al invierno3 a 11 (Departamento de Agricultura)
Zona indígenaAfrica tropical
ToxicidadNo tóxico

plántulas de sandía

mildiú polvoriento en plantas de sandía

sandías listas para la cosecha

Cómo plantar sandías

Si está cultivando sandía a partir de semillas, plántelas en un área que tenga mucho espacio para deambular, ya que las enredaderas pueden crecer hasta 6 pies de altura. Plante los melones en montículos ligeramente elevados que contengan de 8 a 10 semillas cada uno, con 3 a 4 pies entre montículos. Si está plantando hileras de colinas, deje aproximadamente 8 pies entre hileras. Clave las semillas a una pulgada (1 pulgada-2.54 cm) de profundidad. Las semillas de sandía germinarán en 4 a 12 días, pero las plantas tardarán unos 80 días en tener frutos lo suficientemente grandes para cosechar.

Una vez que la planta haya producido frutos del tamaño de una pelota de béisbol, coloque una capa de paja o cartón sobre la tierra para evitar que la fruta entre en contacto directo con el suelo. Esto ayudará a prevenir la pudrición y evitará que las plagas dañen la fruta.

Cuidado de la sandía

Luz

Para un crecimiento óptimo, las sandías necesitan pleno sol de 8 a 10 horas al día. Sin suficiente luz solar, incluso si se trata de demasiada nubosidad día tras día, la fruta estará subdesarrollada y tendrá un sabor desagradable.

Suelo

Idealmente, plante semillas de sandía cuando la temperatura del suelo sea superior a 70 grados Fahrenheit y al menos dos semanas después de la última fecha de helada de la región. Si lo desea, puede cubrir el suelo con plástico negro antes de plantar para aumentar la temperatura del suelo.

Las sandías pueden tolerar un pH del suelo tan bajo como 5.0, pero prosperan a un pH de 6.0 a 6.8. Agregue abono o algún otro tipo de enmienda a su suelo para proporcionar una nutrición adecuada para las sandías. Si tiene la opción de plantar los melones en una pila de abono o tiene acceso a estiércol fresco, utilícelo como suelo para garantizar el calor y mucho nitrógeno.

Agua

La dulzura de una sandía depende en gran medida de la cantidad de agua que recibe. Las enredaderas de sandía son sensibles a la sequía, por lo que el suelo debe estar constantemente húmedo. Es mejor regar con mangueras de remojo o riego por goteo, en lugar de regar por encima del suelo, para llevar el agua directamente al suelo y evitar problemas de hongos en las hojas.

Temperatura y humedad

Las sandías son plantas de clima cálido que requieren temperaturas de alrededor de 80 grados Fahrenheit para prosperar. También necesitan abejas para polinizar sus flores, por lo que el clima fresco y nublado que limita la actividad de las abejas significa que las sandías no crecerán tan rápido.

Debido a que las sandías necesitan un clima tan cálido, es difícil cultivarlas en algunas regiones del norte, pero no es imposible. Puede comenzar con semillas de sandía en el interior hasta que la temperatura del aire sea regularmente superior a 50 grados Fahrenheit y luego sembrar las plantas directamente en el suelo una vez que la temperatura del suelo sea de 65 grados o más.

Fertilizante

Las sandías necesitan alimentos regulares para prosperar. Agregue fertilizante de liberación continua durante la temporada de crecimiento para obtener una fuente constante de nutrientes.

Variedades de sandía

Hay cuatro tipos principales de sandías que se cultivan en los Estados Unidos:

  • Las sandías sin semillas son dulces y no contienen semillas desagradables.
  • Las sandías de picnic son más grandes, entre 12 y 50 libras, pero contienen esas semillas negras (que puede ser divertido escupir en un picnic).
  • Las sandías Icebox caben en un refrigerador y pesan entre 5 y 10 libras.
  • Las sandías de color amarillo anaranjado son redondas o alargadas, con pulpa anaranjada o amarilla; pueden pesar entre 10 y 30 libras.

También hay una serie de tipos de sandía interesantes o inusuales que normalmente no vería en los supermercados, que incluyen:

  • Enano dorado: corteza amarilla con pulpa rosada
  • ‘Orangeglo’: corteza verde rayada con pulpa de color amarillo anaranjado
  • Lunas y estrellas: corteza morada con puntos amarillos y pulpa rosada o roja
  • ‘Melitopolski’: corteza verde tradicional y pulpa rosada; originario de Rusia
  • ‘Densuke’: corteza negra con pulpa rosada; nativo de Hokkaido, Japón

Cosecha de sandías

Una planta de sandía proporciona algunas pistas de que está lista para cosechar. La sandía debe estar lista unos 80 días después de la siembra. Después de unos 75 días, vigílelo para ver si está maduro y busque las siguientes pistas:

  • Los zarcillos que normalmente son de color verde brillante cerca de donde la sandía se encuentra con el tallo se vuelven marrones.
  • La superficie de la sandía cambia de brillante a opaca.
  • El lado del melón que descansa sobre el suelo cambia de verde a amarillo.
  • Da un sonido sordo y hueco cuando se toca. Sin embargo, no todos los melones hacen el sonido hueco, por lo que si no suena así, no significa necesariamente que la sandía no esté lista para cosechar.

Plagas y enfermedades comunes

Las sandías son susceptibles a una serie de plagas y enfermedades, que incluyen:

  • Antracnosis: Esta enfermedad fúngica se puede reconocer por pequeñas manchas en las plantas que crecen y se vuelven negras o grises. Para controlarlo, elimine y destruya las plantas enfermas. Aplique un fungicida para ayudar a prevenir enfermedades.
  • Mancha de fruta bacteriana: Los síntomas de esta enfermedad incluyen parches empapados de agua que se diseminan y se vuelven necróticos en plántulas y plantas jóvenes o frutas. La piel de la fruta se agrietará y exudará un líquido amarillo. Retire y destruya las plantas afectadas o rocíe con fungicida de hidróxido de cobre.
  • Mildiú velloso y polvoriento: El mildiú velloso crea manchas angulares en las hojas que comienzan en amarillo pero se vuelven marrones con esporas de color púrpura, mientras que el mildiú polvoriento se manifiesta como una sustancia blanca en polvo en las hojas, que luego se vuelve marrón y muere. Estas enfermedades fúngicas generalmente no matan las plantas y son más comunes cuando la circulación del aire es deficiente; dé a las plantas suficiente espacio para crecer.
  • Enfermedad del tallo gomoso: Esta enfermedad fúngica aparece como manchas negras arrugadas en las hojas y áreas oscuras y hundidas de tallos y frutos. El uso de fungicidas puede controlar la enfermedad.

Para ayudar a prevenir enfermedades, riegue la planta solo al nivel del suelo en lugar de regar las hojas. Además, las plagas del jardín aman la sandía tanto como a ti. Tenga cuidado con los escarabajos del pepino, los barrenadores de la vid y los pulgones del melón.

Los barrenadores de la vid se pueden prevenir usando cobertores de hileras para evitar que la polilla del barrenador de la vid ponga huevos en la base de la planta (aunque se deben quitar las coberturas para polinizar las flores).

Trate los pulgones con jabón insecticida y los escarabajos con insecticida a base de rotenona o piretro. Para evitar que las abejas necesarias para la polinización duelan, aplique el insecticida al anochecer.

Deja un comentario