Portada » Eventos y fiestas » Calienta una fiesta con estos juegos para romper el hielo

Calienta una fiesta con estos juegos para romper el hielo

Amigos riendo mientras está sentado en un sofá en una fiesta

Los rompehielos son juegos de fiesta diseñados para ayudar a las personas a relajarse y conocerse. Algunas son tontas, algunas son un poco vergonzosas y otras son meramente informativas. Si se eligen correctamente, los rompehielos pueden ser una herramienta poderosa para facilitar el éxito de un evento.

¿Cuándo son apropiados los juegos para romper el hielo?

Los juegos para romper el hielo funcionan para entornos sociales, así como para eventos relacionados con la empresa. Al elegir un rompehielos, piense en la personalidad de su grupo y sus intenciones para el juego.

Por ejemplo, si está planeando un evento de networking para el trabajo, seleccione un rompehielos informativo que brinde a las personas la oportunidad de compartir sus habilidades. De manera similar, si está tratando de ayudar a sus colegas a trabajar juntos en un proyecto, juegue a un juego de rompehielos para formar equipos, como una búsqueda del tesoro en grupo.

En entornos sociales, los rompehielos pueden ser un poco más relajados y alegres. Un baby shower a menudo se beneficia de este juego, ya que es posible que muchos invitados no se conozcan bien. Así que elija un rompehielos en el que todos se sientan cómodos al participar, como identificar fotos de bebés de personas famosas. Del mismo modo, en una reunión familiar, los miembros de la familia lejanos pueden encontrarse por primera vez, sabiendo poco unos de otros. Un juego para romper el hielo que permite a los invitados compartir algunos datos personales divertidos puede ayudar a construir la intimidad familiar.

Ideas de juegos para romper el hielo

A continuación, se muestran algunos ejemplos de juegos para romper el hielo para varios eventos:

  • Una función empresarial: Pida a los participantes que formen parejas con alguien que no conocen y aprendan todo lo que puedan sobre los demás en cinco minutos. Luego, pídales que se presenten a todo el grupo, asegurándose de mencionar al menos un hecho interesante que hayan aprendido sobre la persona.
  • Una orientación grupal: Dé a cada persona un centavo y pídales que se presenten y hablen sobre lo que hicieron durante el año en la moneda. Si no puede encontrar centavos apropiados para el rango de edad de su grupo, simplemente escriba los años en tiras de papel para repartir.
  • Un cóctel de trabajo o social: Pegue el nombre de una persona famosa en la espalda de todos. A medida que las personas socializan, deben pedir pistas sobre su personaje famoso. La primera persona que adivine el nombre en su espalda gana un premio.
  • Una despedida de soltera o baby shower: El juego de pinzas para la ropa es un rompehielos fácil de usar en una fiesta de bodas o baby shower. Para jugar, el organizador reparte pinzas para la ropa (o imperdibles) a todos los invitados cuando llegan. En ese momento, hágales saber la “palabra prohibida”. La palabra debe tener algo que ver con el tema del evento, como luna de miel, pastel, pañal o parto. Si un invitado descubre a alguien usando esta palabra, gana la pinza de ropa de esa persona. Gana el invitado que tenga más pinzas para la ropa al final de la fiesta.
  • Cualquier celebración social: El bingo humano es un rompehielos informativo que se adapta a la mayoría de las reuniones sociales. El organizador llena una cuadrícula (como una tarjeta de bingo) o una lista con varias características personales, como “habla varios idiomas”, “ha viajado a al menos cinco países” o “odia el cilantro”. Luego, haga que los invitados vayan y recojan firmas de personas que coincidan con esas características. La primera persona que complete su tarjeta completa (o quien obtenga la mayor cantidad de firmas) gana.

Al principio, la gente puede volverse loca ante un juego de rompehielos. Pero una vez que toma la iniciativa y muestra a los invitados que no tiene miedo de ser un poco tonto o revelar un poco de información personal, todos tienden a relajarse.

Deja un comentario